viernes, 19 de mayo de 2017

FAVORITOS DE FEBRERO

19 de mayo, sí que llevo atraso en  esto de los favoritos, y por otra parte, da un poco de vértigo ver cómo ha pasado el tiempo.Volviendo la vista atrás veo que en febrero tenía tiempo libre, y ahora terminando mayo éste escasea, pero queda cada vez menos para las vacaciones.

¿Qué tuvo de especial febrero?

Para empezar es un mes que me gusta, es corto, es el cumple de mi sobri (14 de febrero) y además es el mes de nuestra Semana Blanca, la de Málaga, y de repente me encuentro con ese regalo de una semana de vacaciones que viene fenomenal en el ecuador del curso. Así que ahí voy.

- En febrero tuvimos el anticipo de la primavera, con temperaturas estupendas (sin el calor de ahora) e ideal para los paseos por la playa.


- Tuve tiempo de experimentos en la cocina, y algunas de las cosillas que hice fueron abóndigas veganas con mijo y remolacha, horchata y galletitas con las sobras de la horchata. (Lo que más me gustó fue la horchata casera, qué delicia).


- Las lecturas fueron varias, pero sin duda, la mejor, "The Time of My Life", que me hizo ver con otros ojos algunas pelis de los 80, así como escuchar bandas sonoras y volver a ver algunas de esas pelis. Un libro muy recomendable.


- Empezaron las vacaciones de Semana Blanca, y mientras el costillo hacía un viaje de trabajo a Marruecos yo disfruté de unos días de Rodríguez en casita mientras lo esperaba para partir rumbo a Palma.

- Ir de finde a mi pueblo a celebrar el cumple de mi sobri y reunirme con mi familia, con quienes eché un rato estupendo.

Y esto es todo amigos. Repitiéndome, insisto es que me supone una terapia ver que los meses anteriores no han sido tan "chungos" como me parecieron. Podría decir que febrero fue el mes en el que empecé a ver la luz después del palo de diciembre.


miércoles, 3 de mayo de 2017

FAVORITOS ENERO.

Aunque me coje el toro en esto de actualizar mis favoritos es algo que no quiero dejar atrás. Como dije en los de diciembre es una terapia al ver que al volver la vista atrás algunos meses no fueron tan malos como parecieron.

- En enero quise empezar el año con fuerza e intentar dejar atrás algunos episodios durillos de los meses anteriores, y al pensar en ello se me viene a la cabeza mi última visita a la clínica de Reproducción Asistida. Fui muy nerviosa y sin haber tomado del todo la decisión acerca de si sería la última o no, pero tras al menos una hora de charla con el doctor, interrumpida por alguna visita al servicio fruto de mis nervios y una llorera tremenda salí de allí convencida de no volver. Tanto es así que dejé al costillo en recepción arreglando papeleos y me salí corriendo ante la mirada atónita del personal y sus llamadas para que me sentara y tomara agua, pero lo que necesitaba era aire y salir de allí. Ellos me dejaron la puerta abierta, es más, sentí que insistieron demasiado, a día de hoy no puedo estar más segura y más contenta con la decisión que tomé.


- Recibir el año nuevo en Marruecos con una estupenda compañía fue también un acierto, y en cierto modo el prólogo de un año bastante viajero.

- Volví a retomar la costura, en pequeñas dosis, pero me gustó, ya que la tengo un tanto abandonadilla por falta de tiempo (sí, ese tiempo que me quita el trabajo).



- Las vacaciones navideñas terminaron con una visita a Málaga y a su recién estrenado museo de la Aduana. Visita que os recomiendo si pasáis por la ciudad.

- A mediados de mes retomamos el senderismo con la salida a Bosque Niebla, una ruta que llevábamos postponiendo algún tiempo y que fue una maravilla. Parece un bosque encantado o una peli de Tim Burton. Probarme que mi forma no era tan baja con los 20 km que hicimos tampoco estuvo mal.


- Volvimos a pasar un finde en Málaga, donde fuimos al teatro, a ver Invencible, con Maribel Verdú (no es que repitiese, de hecho ya dije que no fue para tirar cohetes, es que en diciembre la que vimos fue Incendios, lo he modificado en el post de diciembre), cenamos con amigos, paseamos por la ciudad y pudimos visitar la exposición de Mark Ryden en el CAC.


- También pude disfrutar de alguna comida en calma con mi amiga Cris y no quise dejar que terminara el mes sin aceptar el regalo de Kielhs de dedicarme un ratito a mí misma y a dejarme mimar con una limpieza de cutis y probando en mi piel alguno de sus tratamientos.

Así que resumiendo, creo que enero estuvo bastante bien, y recordarlo ahora con los agobios de estas alturas del curso me sirve de terapia.