sábado, 27 de mayo de 2017

LA DIFERENCIA ENTRE CONFORMARSE Y ACEPTAR

No hace mucho leía un post estupendo en el blog de Cristina Camarena, Kireei, cosas bellas. Hablaba sobre que la vida no es justa, y que mejor aceptarlo cuanto antes. ¿Significa eso que hay que rendirse ante las adversidades o las injusticias? No, nada más lejos de la realidad.

La cuestión es que al leerlo me tocó mucho la fibra sensible. Como muchos ya sabéis son ya más de 4 años los que llevo inmersa en esta lucha por ser madre, o mejor llevaba, porque es una lucha que he abandonado, y eso no significa que haya tirado la toalla o que me de por vencida. Simplemente, implica que después de hacer todo lo que estaba en mi mano por conseguirlo he decidido aceptarlo, no está siendo tarea fáci, pero es lo mejor para mí y para quienes me rodean.

Aún hay gente de mi entorno, o del foro de la clínica del que formaba parte (y que abandoné hace unos meses por mi salud mental), que insisten en que no debo conformarme, que aún tengo otras opciones que intentar. Y yo  me pregunto, ¿a costa de qué?. Durante este tiempo me he dejado la salud (física y mental), y un dineral que si hubiera invertido en otras cosas ahora tendría sus frutos (no significa en absoluto que me arrepienta de ello, simplemente me sirve la experiencia para saber que no quiero repetirlo). Creo por tanto que mi actitud está muy lejos de haberme conformado, y que cualquiera que me conozca un poco sabe que no soy, precisamente, una persona conformista.

En febrero, sí, hubo cosas buenas, como cuento en favoritos, pero fue un mes horrible, porque toqué fondo, me encontré fatal, me costaba cada día levantarme de la cama para ir a trabajar, y hacer lo más mínimo me supuso un esfuerzo tremendo. En ese punto hice caso a recomendaciones de gente que me quiere y volví a ir a la psiquiatra y a la psicóloga (la misma que antes me había ayudado tanto). La cuestión es que yo fui a la primera, solamente como paso indispensable para poder asistir a psicoterapia con la segunda. No obstante me diagnosticó una depresión y me mandó unos antidepresivos, de última generación, según ella, y con los que no tendría muchos efectos secundarios. Bien, pues después de casi una semana tomándolos, la situación era insostenibe, todo el día con náuseas, mareada, y drogada,con una sensación de ir flotando por la vida y sin percibir lo que me rodeaba (lo que mi madre llama, acarajotada). Así que por mi cuenta y riesgo, decidí abandonar la medicación (no sin pasar antes por la consulta de un médico y comentarlo) y enfocarme en salir por mí misma de ese agujerso en el que andaba metida. No ha sido un camino fácil, pero lo que más me ayudó fue aceptar que la vida es injusta, y tanto que lo es. Hay incluso injusticias mucho peores que ésta mía (aunque por tocarme de cerca, a mí me parezca lo peor), y el mundo no se para y sigue adelante, así que ¿por qué iba a deterneme yo?.

Desde que me he hecho cargo de que la injusticia es parte de la vida y de que debo aceptarlo, porque si no seguiré, como Don Quijote, luchando contra molinos de viento y voy a seguir haciéndome daño, lo voy llevando mucho mejor. Tanto es así, que después de la crisis, y desde abril, estoy en lo que yo llamo un momento disfrutón, siendo consciente de todo lo que tiene de bueno mi vida, con o sin hijos. Incluso pensando, a veces, que hay algunas cosas de las que hago que no podría hacer con hijos, o sería mucho más difícil.

Estoy además llegando a ese límite de edad que me había marcado al comienzo de todo esto, y no quiero ser madre más allá de una edad que para mí (insisto, para mí) ya no es la adecuada.

Ayer comí y pasé la sobremesa con unos amigos, con mi amiga A, que en diciembre fue mamá de dos bebés maravillosos, y a los que hasta ahora he podido disfrutar muy poco porque me costaba mucho estar con ellos. Cada vez que los veía volvía a casa con mi pena y el dolor de no poder estar viviendo lo mismo. Ayer, en cambio, volví a casa con la sensación de haber pasado un rato estupendo disfrutando de dos bebés, que no son míos, pero son maravillosos, y cuyos padres son lo más parecido a una familia que tengo por aquí. Y estoy segura de que este cambio mío ante ellos viene de esta aceptación.

Soy consciente de que aún tendré momentos de bajón, alguna vez, pero la mayoría del tiempo prefiero disfrutar de todo lo bueno que tiene mi vida, que no es poco. He preferido centrarme en lo que tengo, en lugar de en lo que no, como he estado haciendo demasiado tiempo.

Gracias a los que estáis ahí por escucharme.




viernes, 19 de mayo de 2017

FAVORITOS DE FEBRERO

19 de mayo, sí que llevo atraso en  esto de los favoritos, y por otra parte, da un poco de vértigo ver cómo ha pasado el tiempo.Volviendo la vista atrás veo que en febrero tenía tiempo libre, y ahora terminando mayo éste escasea, pero queda cada vez menos para las vacaciones.

¿Qué tuvo de especial febrero?

Para empezar es un mes que me gusta, es corto, es el cumple de mi sobri (14 de febrero) y además es el mes de nuestra Semana Blanca, la de Málaga, y de repente me encuentro con ese regalo de una semana de vacaciones que viene fenomenal en el ecuador del curso. Así que ahí voy.

- En febrero tuvimos el anticipo de la primavera, con temperaturas estupendas (sin el calor de ahora) e ideal para los paseos por la playa.


- Tuve tiempo de experimentos en la cocina, y algunas de las cosillas que hice fueron abóndigas veganas con mijo y remolacha, horchata y galletitas con las sobras de la horchata. (Lo que más me gustó fue la horchata casera, qué delicia).


- Las lecturas fueron varias, pero sin duda, la mejor, "The Time of My Life", que me hizo ver con otros ojos algunas pelis de los 80, así como escuchar bandas sonoras y volver a ver algunas de esas pelis. Un libro muy recomendable.


- Empezaron las vacaciones de Semana Blanca, y mientras el costillo hacía un viaje de trabajo a Marruecos yo disfruté de unos días de Rodríguez en casita mientras lo esperaba para partir rumbo a Palma.

- Ir de finde a mi pueblo a celebrar el cumple de mi sobri y reunirme con mi familia, con quienes eché un rato estupendo.

Y esto es todo amigos. Repitiéndome, insisto es que me supone una terapia ver que los meses anteriores no han sido tan "chungos" como me parecieron. Podría decir que febrero fue el mes en el que empecé a ver la luz después del palo de diciembre.


miércoles, 3 de mayo de 2017

FAVORITOS ENERO.

Aunque me coje el toro en esto de actualizar mis favoritos es algo que no quiero dejar atrás. Como dije en los de diciembre es una terapia al ver que al volver la vista atrás algunos meses no fueron tan malos como parecieron.

- En enero quise empezar el año con fuerza e intentar dejar atrás algunos episodios durillos de los meses anteriores, y al pensar en ello se me viene a la cabeza mi última visita a la clínica de Reproducción Asistida. Fui muy nerviosa y sin haber tomado del todo la decisión acerca de si sería la última o no, pero tras al menos una hora de charla con el doctor, interrumpida por alguna visita al servicio fruto de mis nervios y una llorera tremenda salí de allí convencida de no volver. Tanto es así que dejé al costillo en recepción arreglando papeleos y me salí corriendo ante la mirada atónita del personal y sus llamadas para que me sentara y tomara agua, pero lo que necesitaba era aire y salir de allí. Ellos me dejaron la puerta abierta, es más, sentí que insistieron demasiado, a día de hoy no puedo estar más segura y más contenta con la decisión que tomé.


- Recibir el año nuevo en Marruecos con una estupenda compañía fue también un acierto, y en cierto modo el prólogo de un año bastante viajero.

- Volví a retomar la costura, en pequeñas dosis, pero me gustó, ya que la tengo un tanto abandonadilla por falta de tiempo (sí, ese tiempo que me quita el trabajo).



- Las vacaciones navideñas terminaron con una visita a Málaga y a su recién estrenado museo de la Aduana. Visita que os recomiendo si pasáis por la ciudad.

- A mediados de mes retomamos el senderismo con la salida a Bosque Niebla, una ruta que llevábamos postponiendo algún tiempo y que fue una maravilla. Parece un bosque encantado o una peli de Tim Burton. Probarme que mi forma no era tan baja con los 20 km que hicimos tampoco estuvo mal.


- Volvimos a pasar un finde en Málaga, donde fuimos al teatro, a ver Invencible, con Maribel Verdú (no es que repitiese, de hecho ya dije que no fue para tirar cohetes, es que en diciembre la que vimos fue Incendios, lo he modificado en el post de diciembre), cenamos con amigos, paseamos por la ciudad y pudimos visitar la exposición de Mark Ryden en el CAC.


- También pude disfrutar de alguna comida en calma con mi amiga Cris y no quise dejar que terminara el mes sin aceptar el regalo de Kielhs de dedicarme un ratito a mí misma y a dejarme mimar con una limpieza de cutis y probando en mi piel alguno de sus tratamientos.

Así que resumiendo, creo que enero estuvo bastante bien, y recordarlo ahora con los agobios de estas alturas del curso me sirve de terapia.


martes, 18 de abril de 2017

PATRIA - EL LIBRO

Me va a costar parir esta reseña, de hecho se trata de un libro que leí en el mes de enero, tan conmovida e impresionada me dejó que hasta hoy no he encontrado el momento para hablaros de ella.

Quiero dejar clara una cosa, como todas las reseñas de libros del blog, se trata de MI experiencia con esta lectura, que no tiene porque ser la vuestra o la de otros lectores. Aclaro esto porque tras su lectura encontré varias opiniones sobre este libro, unas que lo ensalzan y otras que lo tiran por tierra. Pesonalmente, creo que cuando eso pasa con una obra de arte (sea literatura, pintura, cine...) es bueno, porque al menos no consigue dejar a nadie indiferente.

Patria es la historia del País Vasco, la de ETA, la de vecinos y familias que viven enfrentadas ante posturas irreconciliables, es la de las víctimas de este conflicto armado y la de los verdugos, la de sus familias, es la histora de dos amigas, Bittoti y Miren, ambas, protagonistas indiscutibles de esta novela. En torno a estas dos grandes mujeres giran sus familias, hijos y esposos. Dos familias amigas a las que el tiempo y las circunstancias separará, por quedar una del lado de las víctimas y otra del de los verdugos, si es que acaso los hay, porque leyendo Patria, a uno le da la sensación de que víctimas son todos al fin y al cabo. Y en este punto es donde mucha gente no está de acuerdo. Es evidente que morir asesinado a mano de estos pistoleros te convierte en víctima, y eso nadie puede rebatirlo, pero hasta qué punto quienes se iniciaron siendo unos cachorros aún en esto de matar por sus ideas no han sido también víctimas de un entorno que los fue empujando hacia posturas tan radicales, por ese sentiemiento de pertenencia al grupo tan de los adolescentes (ojo, que no digo que esto justifique lo que hicieron). Víctimas son también las madres de cualquiera de estos terroristas y sus familias, como lo son las de quienes han muerto por un atentado.

El libro habla también de la comodidad, de la ignorancia, del no querer saber, de no ser señalado, de no ser el diferente en un pueblo, el tuyo, donde todos te tratan distinto si no piensas como ellos. Aquí se refleja muy bien eso de "pueblo pequeño, infierno grande".

Lo conmovedor, lo que hace granda a Patria, insisto, siempre desde mi punto de vista, es que no es una historia maniquea de malos malísimos y buenos buenísimos, y que te hace ponerte en el lugar de todos ellos. Aramburu ahonda en los personajes, los conocemos bien a lo largo de las 650 páginas de libro que se te hacen cortas cuando se acaba la historia.

Patria es un trozo de realidad, de esa realidad que ha marcado los últimos 50 años en nuestro país. Es una historia que empieza con la noticia del fin de la lucha armada en Euskadi y va retrocediendo en el tiempo, narrándonos la vida cotidiana de dos familias vecinas en un pequeño pueblo guipuzcoano (que se intuye a todas luces que es Hernani, aunque no se diga en ningún momento).

Patria es un relato no ordenado cronológicamente, ni ordenado en general, a modo de una historia corta en cada capítulo que hila con el siguiente momento, los capítulos están más ligados por la emoción y los acontecimientos que por el tiempo, pero esto no dificulta en absoluto su lectura.

A lo largo de sus páginas confraternizaremos con sus personajes, por supuesto con Miren y Bittori, las matriarcas de dos familias rotas, sus maridos, dominados por ellas, el Txato y Joxian, Joxe Mari, Gorka, Nerea y Arantxa.

Aramburu ha escrito sobre un tema difícil, espinoso, aún de actualidad, y lo ha hecho de una forma lúcida e inteligente, y resuelve con mucha maestría, e incluso elegancia temas tan sumamente jodidos (si se me permite la expresión) como la narración de los asesinatos.

En definitiva es una obra que nos hace pensar, que invita a la reflexión y que estoy segura de que no deja a nadie indiferente.

He de reconocer además que conozco bien el País Vasco, tengo amigos allí, y el libro está muy bien ambientado y refleja  lo que se vive y se ha vivido allí. Tengo un compañero de trabajo, que vivió y fue un adolescente en ese Euskadi que refleja el libro y que fue quien más encarecidamente me recomendó su lectura, y fue todo un acierto. La lectura de Patria me ha hecho entender mejor los acontecimientos y cómo ha sido la vida allí durante las últimas dédacas, y por supuesto cómo todo ello ha influido en el resto de España.

Creo que no desvelo un secreto si digo que el libro me ha encantado, porque se me nota bastante el entusiasmo cuando escribo sobre algo que me agrada. Como historiadora yo lo consiero un libro, quizás no imprescincible (no me atrevo a tanto) pero sí muy recomendable. Además no penséis que es Historia pura y dura, es un novelón estupendo, que a pesar de la tristeza incluye sus pinceladas de humor en un tema tan delicado como el que trata.

No quiero hacer eterna esta reseña, pero si animaros a que si lo habéis leído me dejéis vuestras impresiones en los comentarios.



sábado, 8 de abril de 2017

RETOMANDO FAVORITOS: DICIEMBRE.

Resulta que leyendo los favoritos de Remorada , uno de mis blogs de cabecera, he decidido hacer lo mismo, retomar los favoritos que dejé abandonados, allá cuando me dio el bajón por diciembre. Y para esto Instagram es genial, porque me recuerda, que al fin y al cabo no fue un mes tan malo, aunque empezara con ese negativo que tanto me dolió.

- Ir a la edición de Creativa Málaga, un espacio de experiencias en torno al diseño, la creación, la costura, las manualidades, etc. donde pasé una jornada estupenda y me hice con un poco de arsenal para estos menesteres. Además la entrada fue gratuita gracias a Jan et Jul. Me vino bien decidir que este negativo no me iba a hundir de nuevo, y pasé una jornada estupenda paseando por esa Málaga prenavideña tan bonita.


- Volví a retomar la costura y me puse con una mantita de franelita de globitos, una tela preciosa de La Retalera que regalé al cachorro de una buena amiga.

- El almuerzo navideño con los compis de trabajo me reconcilió con este tipo de eventos, y me sirvió para conocer mejor a los nuevos de este curso.

- Hice mi primer pastel de manzana en mi mini olla lenta, quedó delicioso.


- Volví a ir al teatro, a ver Incendios, de Nuria Espert, una experiencia trementa e inolvidable de la que ya os hablé aquí.

- Recibí y envié felicitaciones navideñas, algo que me encanta.


- Estuve en mi pueblo, disfrutando de mis sobris.

- Y acabamos y recibimos el año en Marruecos, alquilamos una casa con amigos donde lo pasamos fenomenal.


Me he quejado mucho de lo mal que lo pasé, y ahora al escribir esto parece que hiciera terapia y me doy cuenta de que diciembre no fue un mes tan malo.

Con un poquito más de tiempo y ganas, volveré con mis favoritos de enero.


domingo, 26 de marzo de 2017

SISTERHOOD OF THE WORLD BLOGGERS

 Ali, de Motivos para cambiar me otorgó este premio y me nominó en su blog para contestar estas preguntas. Le agradezco que se acordara de mí, y sé que he tardado mucho en darle la réplica, pero aquí están mis respuestas. No es un tipo de entrada que me entusiasme, pero puede servir para que me conozcáis un poco más. Os copio de su blog las normas del "tinglao" como ella misma dice:


Para que un nominado pueda lucir este emblema en su blog, debe:
1. Subir la imagen del premio.
2. Darle las gracias a quien le ha nominado.
3. Responder a las 10 preguntas de la persona que le ha nominado.
4. Plantear 10 preguntas a sus nominados.
5. Nominar a 10 blogueras.

- ¿A qué te dedicas en la vida real?
 En la vida real soy profe de secundaria, concretamente de Geografía e Historia. 

-  ¿Tus amigos y familia conocen tu blog?
La mayor parte no, ni lo oculto ni lo promociono, pero en general prefiero que no lo conozcan, estoy segura de que si fuera así hay cosas que no contaría por aquí, personales, principalmente, sé que es una extraña contradicción, pero así soy  yo y éste es mi espacio.

-  ¿Cuál fue el proceso creativo para ponerle nombre a tu blog? ¿Tiene algún significado para ti?
Puse el anafre porque quería y quiero que mi blog fuese una miscelánea, una batiburrillo donde poder contar todo aquello que se cuece o se cocina en mi cabecita, y como además también me entusiasma cocinar aunaba muchas cosas, y además es una palabra que me gusta y que en mi casa siempre se ha usado mucho, en su versión de anafre y de anafe. El que ilustra la portada de este blog tiene un signifado especial.

-  ¿Qué podemos encontrar en tu casa virtual?
Lo que véis, un poco de todo, es cierto que al principio surgió como una necesidad de contar, sobre todo cosas más personales, este blog fue fruto de lo mal que me sentí con mi primer aborto y la necesidad de hacer cosas que me gusten, y una de ellas es escribir y comunicarme. Quizás la temática que más se repite sean las lecturas, aunque me gustaría ser más activa a este respecto, y por otro lado me gustaría publicar las recetas, estoy siempre experimentando, quizás no lo haga porque considero que serían necearias buenas fotos del paso a paso en cada receta, y eso restaría espontaneidad y fluidez a algo que me gusta tanto como la cocina.

-  ¿Tienes alguna afición artesana a parte del scrap?
Me gusta CREAR así en general, la cocina es además de alquimia también una labor creativa y artesana bastante importante, coser también me gusta y disfruto mucho con ello, aunque últimamente no tengo el tiempo que me gustaría dedicarle, las manualidades, soy osada y me atrevo con lo que me echen, aunque he de decir que lo del scrap, precisamente, no me atrae demasiado.

-  ¿Te ves cambiando tu blog por alguna red social? ¿En cuáles tienes presencia y cuál crees que lleva las visitas a tu blog?
No lo creo, este espacio me gusta, no busco más lectores, ni vivir de esto, así que está bien tal cual. Tengo presencia en Facebook, Instagram y Twittter,  y ninguna de ellas trae visitas a mi blog porque son cuentas personales que no tengo vinculadas al blog. A día de hoy la que más me gusta es Instagram, la que menos Twitter, porque nunca le he cogido el punto, es más, creo que debería abandonarla.

-  ¿Qué te gustaría encontrar en otros blogs de scrap? ¿Hay algo que eches de menos?
Leo blogs de temática muy variada, pero va por rachas, empecé leyendo muchos de maternidad, pero a día de hoy pocos o ninguno me mantienen enganchadas, principalmente porque me aburren, y no creo que sea por no tener hijos, y que nadie se me enfade, pero cuando veo entradas sobre lo que come un niño, sus progresos mes a mes, y algunas otras intimidades o aspectos más escatológicos me abuerre sobremanera, tampoco me gustan otros que empecé a seguir y se han convertido en meros catálogos de publicidad, me gustan aquellos blogs de gente auténtica, que aunque a veces hagan colaboraciones son sinceras expresando sus opiniones. Los blogs de lecturas los tengo muy abadonados, salvo honrosas excepciones, pero es que me toca mucho la moral que a los bloggers de turno les guste siempre cualquier libro que caiga en sus manos, como regalo (dicho sea de paso) de una editorial, yo leo bastante menos y tengo menos suerte. Los blogs que más me enganchan son los de cocina, y aquellos que como éste son un batiburrillo. Echo de menos más experiencias reales y menos postureo.

-  ¿Cómo compaginas tu vida personal-laboral con el blog?
 Estupendamente, porque tengo claro que el blog es para cuando tengo ganas y tiempo. Me gusta venir por aquí, interactuar con quienes me leéis y siempre me es muy agradable descubrir que alguien ha dejado un comentario, pero no vivo por y para el blog, creo que eso está bastante claro.

-  Seguro que hay blogs que visitas y a los que siempre vuelves. ¿Nos dices alguno? ¿Por qué los sigues visitando?  Igual nos descubres a alguien que no conocemos.

Los blogs que siempre visito y a los que siempre vuelvo son los siguientes:

- Entre brochas y paletas.  Por muchos motivos, pero el principal porque Diana es un primor y se lo curra un montón, siempre fiel a sí misma y a su estilo, y me es bastante útil porque bien con sus entradas, bien con sus consejos siempre me ayuda con mis dudas del mundo potinguil. Desde aquí, gracias. Y ahora, con la llegada de su cachorro, tiene post de otra temática, más relacionados con la maternidad que también me encantan.

- Itaca buscando a Ulises. Porque el blog de Eva es un "totum revolutum" en el buen sentido, de esos con temática variada que tanto me gustan, habla de planes con niños, de teatro, lecturas, experiencias costuriles, viajes, y sus viernes vitales que son mi sección favorita.

- De libros sólo hay dos a los que siempre vuelvo, son Taberna libraria , ya que mi amiga Espe no se casa con nadie y cuenta su experiencia lectora, y Libros en el petate de donde siempre saco buenas recomendaciones, enriquecidas además con las entrevistas a autores que realiza Fernando.

- Remorada y Begobolas están en mi top porque siempre me sacan una sonrisa.

- Mis últimos descubrimientos han sido: Pasión por la vida (bonito nombre con doble connotación) y Star en Rojo de quien también me encantan sus recomendaciones literarias.

Espero que nadie se moleste, pero yo no voy a nominar a 10 blogueras, me voy  saltar este paso, en cambio, invito a quienes lean esta entrada a que tomen prestadas estas preguntas y se la lleven a su blog, incluyendo premio y lucimiento de la insignia.



martes, 21 de marzo de 2017

LA PRIMAVERA HA VENIDO Y NO SÉ CÓMO HA SIDO


Por lo visto la primavera llegó ayer a las 11:29, ¡qué precisión!, y veraderamente, yo no me he enterado de nada. Echo un vistazo al blog y veo que no lo actualizo desde hace siglos mucho. Y no es por falta de ganas, o igual un poco sí, quizás más bien por la de tiempo, o porque el que tengo, prefiero invertirlo en otras cosas de la vida real, que no es que ésta no lo sea.

Este curso, mi trabajo me quita mucho tiempo (que diría una amiga mía) y por aquí andamos finalizando ya el segundo trimestre y con el verano a la vuelta de la esquina, los días son más largos, las temperaturas van subiendo, aunque aquí donde vivo estos días el aire pareciera que nos va a llevar volando a todos, y espero, como decía un compañero mío, que me salgan algunas hojas verdes como al olmo seco de Machado y que la vida nos de una tregua. Los últimos tiempos no han sido buenos para la lírica, pero tampoco sería justo, ni honesto, decir que todo ha sido malo. He leído mucho, he terminado la serie Downton Abbey (me ha encantado por cierto, a ver cómo encuentro otra tan buena), he paseado bastante, tuvimos vacaciones de semana blanca entre el fin de febrero y el inicio de marzo y nos escapamos a Palma, en fin, que podría ser peor.

Ahora me queda lo más duro del curso, la recta final, pero también es cierto que pasa volando y que he programado con mis alumnos visitas y viajes que nos sacan (a ellos y a mí) de la rutina, en dos semanas estaremos por Toledo y Madrid y luego vienen escapadas más cercanas y paseos en barco. 

Si algo he aprendido de las rachas malas (que no han sido pocas últimamente) ha sido a crecer y a llevar mejor los envites de la vida, porque la actitud y el positivismo ( o la falta de él) con que nos enfrentemos a ellos cambian mucho la forma de afrontarlos. Así que últimamente me enfoco más en el lado bueno de las cosas.

Tengo muchas reseñas pendientes, estoy leyendo mucho sobre nutrición, libros como Vegetarianos con ciencia o Más vegetales y menos animales me están sorprendiendo muy gratamente, y no, últimamente mucha gente me pregunta si me he vuelto vegana, y la respuesta es no, eso sí trato de comer mejor y tomar alimentos que me aporten energía y no me la quiten. Podría decir que sigo una dieta casi vegetariana, pero no al 100 %, y por el momento, aún no sé si es mi intención.  Los relatos de Alice Munro y de Lucía Berlín han sido un descubrimiento magnífico sobre la escritura y sobre la vida, leer a Chimamanda Ngozi y sus ideas sobre el feminismo me ha hecho reflexionar mucho y me ha aportado buenas ideas y recursos para mis clases, The Time of my Life me ha hecho volver con añoranza a los ochenta y volver a ver alguna que otra peli de esa época. Prometo (sobre todo a mí misma) ir reseñando estos libros, por una parte porque no quiero olvidar sus lecturas y lo que me han hecho sentir y por otra parte para que otros lectores puedan descubrilos.

No hay mucho más que contar, salvo que trato de alejarme un poco de las redes sociales, del teléfono (aunque eso no es nada nuevo) y de aquellas relaciones que no me aportan nada o que sólo me dan disgustos (pero eso no os afecta a vosotros), y sólo quiero dejarme llevar y fluir con aquello que la vida me vaya trayendo.

Vuelvo pronto, feliz primavera a todos.